Back to top

Escuela Pedro Quintana Mansilla

Localización: 
Aisén del Gral. Carlos Ibáñez del Campo, Coihaique, Coihaique
Dirección: 
Arturo Prat 139
Categoría: 
Monumentos Históricos
Tipología: 
  • Inmueble
  • Equipamiento
  • Educacional

La Escuela Pedro Quintana Mansilla, ubicada en la calle Arturo Prat de la ciudad de Coyhaique, tiene gran presencia urbana por sus dimensiones, claridad formal y materialidad, constituyendo un hito urbano para el habitante de la ciudad. Arquitectónicamente en sus inicios fue un conjunto edificado en forma de E invertida, de grandes proporciones, maciza estructura y configuración de espacios definidos. Posee dos pisos altos, mientras que los edificios laterales de la E son de un piso, manteniendo su limpieza y claridad de líneas.

Este establecimiento educacional forma parte de la historia de la historia de Coyhaique ya que el hecho de impartir educación a sus habitantes sentaba soberanía en esta zona, la que ha sido difícil de ocupar por sus características de marcado aislamiento geográfico y de lejanía de los centros de desarrollo.

Originalmente fueron dos escuelas vecinas, una para los hombres y la otra para las mujeres, siendo actualmente una escuela mixta. El sector original se construyó con una superficie total de 3.367.73m² por la Sociedad Constructora de Establecimientos Educacionales entre los años 1945 y 1949, por el arquitecto José Aracena solucionando el problema inmediato de carencia de un local escolar adecuado para la enseñanza en la zona y otorgando un impulso significativo a la educación en Coyhaique.

La escuela se ha proyectado en la comunidad a través de diferentes actividades, siendo un ejemplo de ellos el programa Escuela ambientalista, que está dedicado a afianzar los hábitos y cuidado del medio ambiente.

El año 2005 fue declarada Monumento Nacional. El proceso de puesta en valor se enmarcó dentro del "Programa Patrimonio Educacional, desde el Patrimonio mirando la Educación del Futuro", el cual promovió el reconocimiento y valorización de múltiples establecimientos como parte de nuestro patrimonio educativo. Este proceso fue impulsado por un trabajo en conjunto entre UNESCO y el Ministerio de Educación con el fin de permitir conocer y valorar nuestro patrimonio educacional y con ellos comprender la historia desde una perspectiva más amplia.