Back to top

Conjunto de edificios de la Estación Central de ferrocarriles o Estación Alameda

Localización: 
Metropolitana de Santiago, Santiago, Estación Central
Dirección: 
Avenida Libertador Bernardo O' Higgins 3322
Categoría: 
Monumentos Históricos
Tipología: 
  • Inmueble
  • Infraestructura
  • Ferroviaria

La Estación Central de Ferrocarriles se encuentra ubicada en la Avenida Libertador Bernardo O'Higgins, o Avenida Alameda, en Santiago. Se emplaza entre las calles Exposición y Matucana, aunque originalmente lo hizo frente a la Plaza Argentina en el sector que hacia fines del siglo XIX era conocido como "Chuchunco", término que aludía al límite poniente de la capital que por ese entonces se encontraba en pleno proceso de expansión.
Su construcción data del año 1885 y fue impulsada por el Estado con el fin de servir como terminal a los ferrocarriles que se dirigían hacia Santiago desde Valparaíso y desde el sur. La edificación se basa en tecnología de hierro traída desde Europa. La fachada interna y externa, junto a la bóveda central del edificio, que albergaba los andenes y ferrocarriles, fueron elaboradas utilizando únicamente soportes metálicos. Destacan sus pilares de estilo neoclásico sobre los cuales se erige la estructura. Adyacente al espacio destinado para el arribo de los trenes se instalaron también oficinas, elaboradas en base a ladrillo y adobe, las que albergaban la dirección, la administración y las bodegas de la estación.
El conjunto de edificios de la Estación Central de Ferrocarriles o Estación Alameda, está compuesto además por dos pabellones laterales con frontis de arco triunfal, una estructura metálica central y los dos edificios anexos destinados uno a hotel de pasajeros, con frente a la citada plaza, y el otro a las oficinas. Las obras estuvieron a cargo de la firma francesa Schneider y Cía., la cual instaló una torre central coronada por un reloj.
En 1897 una nueva ampliación abarcó la construcción de un solo techo que reemplazó las dos estructuras metálicas existentes. Esta reforma también consideró la ampliación de las oficinas generales hacia ambos costados. En 1908 se construyeron y repararon salas de espera, boleterías, casas para empleados, galpones y almacenes, entre otros, destacando además la implementación de agua potable, y la decoración de la Plaza Argentina.
Hacia 1911 se firmó un contrato entre la Empresa de Ferrocarriles del Estado y una empresa de electricidad con el fin de implementar energía eléctrica en el lugar, remplazando la antigua iluminación a gas, que había ocasionado un voraz incendio en el edificio. En 1912, se comenzó a reconstruir la estación, ensanchándola a ambos costados hasta adquirir sus dimensiones actuales.
Todos estos cambios terminaron por generar una gran transformación urbanística. La zona pasó de ser un lugar rural y alejado a conformar un sector comercial e industrial que dio origen a lo que hoy conocemos como Barrio Estación Central.
Por su relevancia arquitectónica y su importancia para la historia ferroviaria y urbana de Santiago, las construcciones de la Estación Central fueron declaradas Monumento Histórico el año 1983.
Actualmente, continúa cumpliendo funciones de terminal ferroviario y se han incorporado nuevas actividades a su espacio: hoy alberga también los servicios de Metrotren que conectan la capital con localidades del conurbano metropolitano, sirve además como punto de conexión con buses interurbanos y en sus alrededores ha emergido desde los años 80 una intensa actividad comercial, que ha convertido al sector en uno de los principales polos económicos de Santiago.